Just another WordPress.com site

Uncategorized

Image

Seminario Intensivo de Misiones Urbanas – Marzo 2013

Seminario Intensivo de Misiones Urbanas - Marzo 2013

Este seminario ofrece preparación para la creación de ministerios, frentes de trabajo y formación de siervos preparados para evangelizar, discipular e integrar a la Iglesia personas desechadas de la sociedad, como: niños y personas de la calle, adictos, prostitutas, pervertidos sexuales, delincuentes y cristianos alejados.

Talleres:

Iglesia y Sociedad
Generación Emergente y Postmodernidad. Iglesia Emergente
Juventud global secularizada
Misiones Urbanas: una perspectiva bíblica
Discipulando con el evangelio bíblico
Activismo Social
Redes Sociales y Ciberactivismo
Generación Joven emprendedora.

Expositores:

Invitado: Jano Molina (Chile) Misionero de STEIGER CHILE

– Carlos Mendoza (Perú) UNDERFAITH PERÚ
– Diego Pajares (Perú) UNDERFAITH PERÚ
– Betto Reyes (Perú) Tribal Generation Perú

Horarios:

Jueves 21 6:30 p.m. a 10 p.m.
Viernes 22 6:30 p.m. a 10 p.m.
Sábado 23 9 a.m. a 4 p.m.

Colaboración: S/. 25.00

Informes e Inscripciones:
underfaithperu@gmail.com
991607950 / 940251607
http://www.underfaith.com

Esto frente a la era postmoderna, en la que hay un enorme crecimiento y aparecen nuevas tribus urbanas, la llamada Generación Emergente. Ahora se pone de manifiesto la necesidad de una reacción y la toma de una nueva actitud por parte de las Iglesias Cristianas.

El taller se basa en dos documentos claves escritos por pastores, maestros y líderes de iglesias cristianas en 150 países, son “El Pacto de Lausana” y “El Manifiesto de Manila”, reconocido internacionalmente por su integridad bíblica, moral y sociológica.

“Impulsados al arrepentimiento por nuestros fracasos, y desafiados por la inconclusa tarea de la evangelización, nos sentimos profundamente conmovidos por las cosas que Dios está haciendo en nuestros días. Creemos que el Evangelio es la buena nueva de Dios para todo el mundo, y por Su gracia, estamos decididos a obedecer la comisión de Cristo, de proclamarla a toda la humanidad, y hacer discípulos de todas las naciones. Deseamos, por lo tanto, afirmar nuestra fe y nuestra resolución y hacer público nuestro pacto. ” Extracto del Pacto de Lausana, Suiza, 1974 –


La Iglesia Primitiva, el primer movimiento Viral de Jesús

ImageEs una pegajosa noche de verano en la calzada romana que conduce a la salida de Nicomedia, en agosto del año 112 d.C. El olor a carne descompuesta está en el aire como un putrefacto miasma. Cuerpos muertos hinchados yacen al lado de los bebés recién nacidos, ruidosos y no queridos, que han quedado “expuestos”; es decir, abandonados para que mueran entre los ya muertos. En medio de esa vil escena, pueden oírse los sonidos de una excavación. Los cristianos han llegado para enterrar a los muertos con dignidad. Han llegado para recoger a los bebés expuestos; para darles un hogar donde puedan ser amados y cuidados. Los romanos enterraban a sus muertos o los cremaban; es decir, a quien podían permitirse tales lujos. Sin embargo, los pobres, los esclavos, los criminales y los extranjeros con frecuencia se dejaban simplemente al lado de las calzadas fuera de la ciudad. De la misma manera, los bebés no deseados, en su mayoría niñas, se abandonaban entre los cadáveres en descomposición.

En ese horrendo y vil escenario social fue cuando los cristianos se ganaros su primer reconocimiento, no como una nueva religión sino como una sociedad que enterraba. Esa desconcertante tendencia de los cristianos de dar amor y dignidad a los muertos y a los no queridos fue lo que primero les causó una pequeña pizca de aceptación. Desde la perspectiva de un incrédulo, la mayoría de los cristianos podrían haber sido pobres, no tener educación formal y ser decididamente extraños, pero al menos retiraban los hinchados cuerpos de los sumideros y los ríos. Al menos ellos enterraban a los criminales, los esclavos y los pobres a los que dejaban al lado de los caminos que salían de las ciudades del imperio. Al menos ellos limpiaban la suciedad. Ese hábito de llevar a casa a bebés vivos, amarles, cuidarles como si fueses propios; bueno, eso era simplemente extraño. Sin embargo uno tiene que mostrar respeto aunque sea a regañadientes a cualquier grupo que limpie la putrefacción. No es que cualquiera en sus cabales haría tal cosa, pero aun así, en general, era bueno para la sociedad.


Para los que NO quieren ser misioneros…

17 consejos a seguir si de ninguna manera quieres ser misioner@


  1. De ninguna manera te informes sobre la situación espiritual de los países en este mundo; te podría inquietar y despertar un interés misionero.
  2. Mantente siempre ocupado. Déjate llevar por lo urgente; así no te queda tiempo para pensar y meditar.
  3. Concéntrate en metas que te sean reconocidas internacionalmente, como por ejemplo: una buena carrera, un auto moderno, lograr aumentos de sueldo, tener pasatiempos caros, etcétera.
  4. Ten compromisos a largo plazo desde muy temprana edad (créditos bancarios o algún puesto de trabajo). De esta manera, un viaje misionero NO estará en discusión jamás.
  5. Ten tu oído siempre abierto a las personas que te dicen que eres irremplazable en la iglesia.
  6. Por sobre todo, evita contacto personal con misioneros. Su informe o lo que tengan que contar te podrían inquietar o poner en duda tu estilo de vida.
  7. Bajo ninguna instancia consideres un viaje misionero a corto plazo, para conocer el trabajo en el campo misionero. Dios podría volver a enviarte para allá.
  8. Nutre tu rencor y amargura si otros te han herido. Personas que viven autocompadeciéndose no tienen una mirada para el mundo y sus necesidades.
  9. No hables de Jesús con tus conocidos. Dios podría hablar por medio de tus tímidas palabras.
  10. Trata de no cruzarte con extranjeros en tu barrio. Podrían contagiarte con su hospitalidad y podrían sorprenderte con alguna pregunta sobre tu fe.
  11. Advierte que los “iguales” pueden realizar esta labor mucho mejor. Nunca preguntes cuántos cristianos hay en ese lugar, ni tampoco preguntes si hay muchas etnias, ni menos cuestiónate sobre los medios con los que disponen.
  12. Imagínate a los misioneros como verdaderos héroes espirituales, que viven de una victoria en otra.
  13. Insiste que la labor misionera ya está cumplida desde hace mucho tiempo y que en cada lugar hay, por lo menos, una iglesia establecida, aunque esté restringida a un grupo de personas.
  14. Nunca se te olviden tus errores, falacias y derrotas. Nunca creas que vas a llegar a ser alguien mejor.
  15. Bajo ninguna circunstancia estudies la vida de hombres como Abraham, Moisés, Jonás, Pedro o Juan.
  16. Siempre ten en cuenta que para las misiones se necesita un llamado muy fuerte de parte de Dios. Nunca leas los llamados de personas como Pablo, Silas, Bernabé o Timoteo.
  17. Evita todos los libros con títulos como “El actuar del Espíritu Santo” o algo parecido. Evita leer o escuchar cómo el Espíritu Santo cambia y transforma vidas o te da poder para ser un siervo y seguidor de Cristo.

Tomado de Underfaith Chile